Skip to content

Sin trabajo, sin dinero, sin novias

diciembre 6, 2010

Cesis, Latvia, 2010

Text and photos © 2010 Delmi Álvarez/SestDiena Diena Zurnali

Forbidden publish the whole text. Use the post link

Mi vecino ruso tiene un BMW negro y en la matrícula se puede leer: Not job, not money, not girlfriends.  Cada cierto tiempo llega con un modelo diferente de coche, pero siempre mantiene la leyenda que coloca en cada matrícula nueva. Mi vecino no se a que se dedica pero desde luego coches, y mujeres no le faltan. A mis otros vecinos letones no les hace mucha gracia este otro vecino. No tienen trabajo y son jóvenes, hablan inglés correctamente (hasta me atrevería a decir con buen acento de inglés americano) y cuando pueden hacen parties en su piso, pero desde la última vez que uno de ellos rompió el cristal de una puerta se acabaron las fiestas.Me gusta ir al campo y al mar y he podido en siete años recorrer Letonia de punta a punta aunque me quedan algunos tesoros por descubrir que los dejo para momentos especiales, igual que las botellas de vino que guardo celosamente. Cuando voy al campo no quiero regresar a la ciudad y creo que es un magnetismo que le pasa a mucha gente, del que nunca he sabido a que se debe.

Jóvenes entre 23 y 29 años son la generación perdida que padecen los efectos de una crisis que tardará mucho en desaparecer, -si desaparece-.

Sandis, tiene 20 años, estudia secundaria y quiere irse a América, aprender inglés y otros idiomas, pero ve como día a día ésta opción se desvanece. Es terrible pensar y llegar a la conclusión de que nunca llegará esa oportunidad que la mayoría hemos tenido, la de emigrar para encontrar una vida mejor. Para localizar la casa con una familia numerosa de 12 hijos, nos hemos perdido en varias ocasiones. Un niño con ropa sucia y las manos con heridas sale a nuestro encuentro en la carretera. Nos indica que debemos retroceder y le regalo un piragi vegetal (tipo empanadilla). Me encuentro con una casa de madera abandonada con un cartel que dice Privatpasums (camino privado) una prueba más como en Galicia de la desertización del rural. En mi país ahora el mismo gobierno ahoga todo lo que puede a la gente joven universitaria, a los medios de comunicación, es como si no les molestara el progreso y las evidencias.

Al final de muchísimas vueltas para encontrar la casa de Anita (en Letonia la señalización de los caminos es una causa perdida que obliga a guiarse por el sentido de la orientación, las estrellas y gps que en muchas ocasiones falla) encontramos a Anita, y sus muchachos.

Sandis

Al lado de su tractor Sandis me muestra la cara de un chaval con ambiciones ahogadas en la boquilla de un cigarrillo. Con la mirada perdida posiblemente en el futuro todavía le quedan muchas oportunidades para estudiar mecánica, : “que es una gran opción sino encuentro trabajo en América o fuera de Letonia”. Zoseni, el pueblo donde vive todavía le quedan jóvenes de su edad con los que se relaciona aunque cuando se levanta siempre se ha ido alguno. Al final se quedará solo y con su tractor y las oportunidades se habrán ido como la nieve en primavera.

Lauris

Lauris, tiene 20 años y también estudia. Piensa en largarse cuanto antes “ya no hay futuro en este lugar”. Su inglés se entiende bien durante la conversación a pesar de que tengo traductora desea que sea su sparring con el inglés, “porque por aquí no vienen ni extranjeros, a que?”. Su mayor interés es aprenderlo bien y más para llegar lejos.  Lauris es consciente de que tiene una familia a la que quiere y desea lo mejor sin llegar a perderla. “No hay trabajo, no hay dinero, no hay futuro, y tengo ganas de ir a América, conseguir trabajo y ganar dinero porque en Letonia no hay nada”.

Anita

Anita, tiene 20 anos y un hijo que hoy está con su padre en otro pueblo y “poco me queda para divorciarme de él”, dice. Una relación nada fructífera desde hace seis años. “Los chicos y chicas se conocen en el colegio y nos liamos muy jóvenes”, que en el caso de Anita y haciendo cuentas sale desde los 14 años. “Quiero irme del pueblo porque no veo otras salidas laborales”. Desea estudiar y aprender, algo común en todos ellos.

Dita dice que quiere estudiar y trabajar. No tiene novio. No habla inglés y eso es imprescindible para trabajar en el extranjero. Dita, tiene 20 anos y está estudiando pero quiere trabajar. Acabo de fotografiar a Anita y uno de sus jodidos perros me muerde a traición en el talón. Tremendo dolor. Creo que este chucho se ha confundido conmigo.

Janis

Janis tiene 20 años y vive en Liepa una pequeña aldea donde conviven rusos y letones ¨aunque no muy bien que digamos¨ asegura Janis. Su historia es digna de una novela, pero ha pedido que no cuente nada de lo que me ha dicho y aplico el off the record rutinario. Algunas pinceladas: Janis se fue a Inglaterra y la aventura que pasó me recuerda a mis primeros años en Londres, cuando fui a aprender inglés. En los años 90 Londres era el templo templorum de la juventud española adonde se iba a aprender inglés trabajando en lo que nos dieran, desde lavaplatos hasta de camarero buscando en cada esquina la aventura, durmiendo 6 en una cama, robando comida en el hotel donde se trabajaba en régimen ede esclavitud, etc. En cierta ocasión me ofrecieron hacer unos arreglos en la casa del dueño de un hotel y terminé limpiando la moqueta, lavando las cortinas, fregando la mierda de su asquerosa bañera, su podrido WC y más y más. Me había prometido dinero, pero para mi sorpresa me llevó a la cocina, me sentó en una mesa y me puso un plato con leche y Kellogs. Era joven y me comí sin recriminar a aquel mal nacido hijo de su madre la situación, y tragué la leche, los putos Kellogs y mi rebeldía de joven en favor de darle una pequeña satisfacción a mi estómago. Aquella experiencia me abrió los ojos. Emigrar de tu país es siempre un dolor añadido, tienes que dejar todo, amigos, familia, y la tontería que te rodea. Ese sentimiento se repite muchas otras veces durante la vida

Los abusos de las empresas que se dedican al recruitment de personas en muchas ocasiones no tiene su castigo, aunque siempre es mejor que ir  a ciegas. A Janis lo engañaron dos vecinas suyas del pueblo de , ¨rusas¨, robándole el pasaporte y las tarjetas de crédito. El poco dinero que tenía ahorrado lo gastó en un vuelo de vuelta, un amargo regreso.

Familia de Anita

De Letonia salen cada año miles de personas rumbo a países donde les mejora la vida, o por lo menos ganan suficiente dinero como para crear una familia. Los gobiernos carecen de medios para evitar la migración o ven para otro lado.

Zoseni

Y no solo los jóvenes padecen y sufren el azote indiferente del paro, a ellos hay que sumarles una legión de personas con edades de hasta 50 y 60 anos que se ven discriminados por empresas que los consideran inservibles, cuando todavía podrían ofrecer  mucho a sociedades como la nuestra, que no consiguen acabar con el paro y la pobreza, síntomas de los países con falta de derechos humanos, de los que muy pocos se salvan.

Actualización 6 diciembre: Mi vecino ruso ha vendido el coche porque se ha quedado sin trabajo y las novias ya no vienen a casa como antes. La cadena no ha fallado.

Actualización 8 diciembre: Una vecina leyó el reportage y me dice que el vecino del BMW no paga la comunidad del edificio desde hace tiempo y debe 1000 Lats. “Estamos todos pagando los gastos de él y encima nos amenaza” me dice la vecina. Su cocina está justo en la misma parede de mi dormitorio y cuando hace fiestas o le entra la gusa (apetito) cocina a cualquier hora. El problema no es el que cocine a las 2 ó 3 de la madrugada sino que su extractor de gases debe ser tan antiguo que el ruido que genera retumba en la pard y no deja dormir. En Letonia no se estila lo de la comunidad de vecinos, cada uno va a lo suyo aunque con la llegada y permanencia en el país de otros europeos éstas reminiscencias post soviéticas (hay muchísimas) siguen cabalgando a sus anchas generando pérdidas en la economía letona. Un ejemplo de ello es la mafia que hay en la venta de coches y los talleres, una gran mayoría con algunas excepciones no emite factura cuando se compra un coche en el mercado popular de Rumbula (a las afueras de Riga, la capital) o práctica habitual es reparar el coche sin que emitan la factura de la reparación con los importes de piezas y mano de obra. La proliferación de talleres en cualquier garage privado es general en Letonia y se acentúa ante la carencia de trabajo, sin que las autoridades puedan evitar inclusive la venta de alcohol por particulares que no reúnen ni las más higiénicas y mínimas garantías de higiene y salubridad.

3 comentarios leave one →
  1. Sousa-Poza permalink
    diciembre 7, 2010 2:29 am

    Miro, ya se que me vas a considerar un reaccionario, pero la verdad es que todas estas “pupitas y penitas” de la juventud de hoy me dejan bastante frio. Para los que nos hemos criado bajo los rigores de la post-guerra en Espanya, como Gallegosporelmundo y yo, … “‘been there, done ‘that”. Lo que necesitan es una buena patada en el culo. Parecen tener la actitud de que la sociedad, esto es, tu y yo, les debemos algo y por consiguiente debieramos de llevarlos de la mano en la vida, sino en brazos.

    Me decia un amigo socialista en ejercicio, que quienes mas perjudican al socialismo son los que mas se benefician de el. Yo me sentiria muy afortunado de vivir en una sociedad que, de estar desempleado, me echara una mano por limitada que fuera. La actitud de los jovenes hoy es que es la “obligacion” de esa sociedad y que, ademas, no les dan lo suficiente para sus “parties”, donde circulan el alcohol y las drogas.

    Lo que no quita reconocer que el problema del desempleo de la juventud es un problema muy serio en muchos paises, el primer mundo incluido. Es tanto un problema social como economico, pero quiza la parte social sea la mas dificil de resolver. De quien es la culpa de que Anita, con veinte anyos, tenga un hijo y este a punto de divorciarse? Debo de sentir empatia por ella? Si Sandis no puede ir a “America” a aprender ingles, que lo aprenda en su casa con los programas por radio de la BBC, como hizo un amigo mio boliviano. A Lauris le recomendaria que empezara por ver como conseguir algun tipo de visado a “America”, porque no va a venir el embajador norteamericano a su casa a ofrecerselo. Si la historia de Janis es digna de una novela, quiza tambien pudiera serlo la mia: una diferencia es que yo no permiti que los abusos con los que me encontre me llevaran a buscar refugio volviendo a casa de mis padres. Los aguantas, aprendes de ellos y sigues adelante. Y asi sucesivamente. Es una cuestion de “character” y, como decia Novalis, “caracter es destino”.

    Otra cuestion es la de la distribucion de la riqueza. En primer lugar, es necesario crearla -o sino lo que distribuirias seria miseria. Pero es cierto que el modelo capitalista en general, y muy particularmente el neoliberal, desestima y hasta niega el significado del indice de Gini. Lees una y otra vez como en los paises mas avanzados las diferencias entre pudientes y no pudientes tambien siguen avanzando. Por supuesto, el capitalismo puede regularse para corregir este fenomeno -pero no se hace. En vez ves como en los Estados Unidos Bush le baja los impuestos a los mas ricos del pais, una medida que leo que Obama tiene que prorrogar ahora para poder gobernar con los Republicanos. Para la derecha es un articulo de fe la teoria del “goteo”: eventualmente tambien a nosotros nos llegara algo de lo que Bill Gates ahorra en impuestos. Mi sospecha es que, si no cambian de marcha, a la larga se la van a pegar. Tenia un profesor de economia en la Pennsylvania State University que decia que el capitalismo es “cannibalistic”, y que es necesario regularlo. Para el neoliberalismo las regulaciones son anatema. Pues ya veremos: a la larga, la realidad siempre sobrenada.

  2. José Luís permalink
    diciembre 6, 2010 4:11 pm

    Creo que para que algo cambie en países con la crisis actual,España,letonia,Portugal,Irlanda y un largo etc. debería producirse un cambio politico que llevara a una redistribución paulatina de la riqueza,no puede haber tan pocos ricos con tanto y pobres con tan poco.

  3. gallegosporelmundo permalink
    diciembre 6, 2010 11:13 am

    Como me recuerda esto a la Galicia de tiempos pasados, donde el futuro siempre estaba lejos del pueblo y de los seres queridos.
    Es bien cierto que la necesidad hace que las personas mas déviles se transformen en valientes. Todo vale para llevar a la boca un mendrugo.
    Hay algunos países de nuestra Europa que siguen anclados en la posguerra y a los que les costará mucho salir de esa situación.

    Un abrazo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: