Skip to content

Alcohol e drogas unha válvula de escape a crise económica para moita xente en Letonia

diciembre 6, 2010

Published in Diena

Text and photos © 2010 Delmi Alvarez/Diena mediji

Forbidden publish the whole text. Only link the post.

Se deduce por el documento y los testimonios de este reportaje que las malas compañías son uno de los mayores riesgos para que los adolescentes letones caigan en el obscuro del alcohol y las drogas en Letonia.

Es fácil que por falta de información muchos de estos chicos y chicas caigan en el obscuro y mortal mundo de las drogas o en el destructivo del alcohol. La doctora Venita Dave es jefe del Minnesota programme en Letonia y una de las especialistas en la lucha para la recuperación de adictos al consumo de drogas y otros estupefacientes, incluyendo al alcohol y los juegos de azar. Su pequeño despacho es un lugar con la puerta abierta a la mucha gente que acude a ella y al centro a diario a pedir ayuda, gente necesitada que desea darle un cambio radical a sus vidas. “Antes teníamos un hospital en Pardaugava pero debido a la crisis nos recortaron el presupuesto y nos han metido en un lugar más pequeño, viejo y con menos camas, pero por ello no dejamos de funcionar y tratamos de ayudar a la gente que pide ayuda”.

Drogas y alcohol

“Estoy aquí porque los amigos me empujaron a las drogas”, dicen la mayoría de los entrevistados en el centro de Tvaikas, y lo dan a entender como una práctica habitual entre la gente joven, una especie de rito iniciático necesario para integrarse y formar parte de las pandillas, casi un como una costumbre social aceptada y habitual, algo así como “o haces lo que hacemos nosotros o no eres uno de los nuestros”, y quién tenga que pasar por esa prueba tan discriminatoria debe aceptar que beber y drogarse es el único camino para ser aceptado. Asombra escuchar estos testimonios. También los hay que aceptan las drogas y el alcohol como una válvula de escape a los problemas que les rodea y afecta: sin trabajo, sin dinero, escasez de actividades educativas y culturales para construir la personalidad de las personas. En el rural esto se ve más a menudo y se acepta como una forma más de sufrimiento. Escuchando estos y otros relatos puedo pensar que miles de personas viven sin un futuro esperanzador, unos en su burbuja social, y luego el resto el pueblo llano, los olvidados que viven de la mano de Dios.

Pedir ayuda

“Hoy, gracias a la gente que me han ayudado, puedo pensar por mi misma y aconsejo a los padres con problemas de alcohol que vayan al hospital a curarse y no hagan que sus hijos paguen sus culpas”, son las palabras de alguien que un día empezó con una pastilla y acabó inyectándose heroína.

“Lo más difícil en la lucha contra las drogas es dar el primer paso, llegar hasta aquí y hablarlo a los doctores, y si lo das ya puedes convercerte de que has ganado parte de una larga batalla”. Espero mi turno para hablar con la doctora Venita Dave. “El programa Minnesota trata de rehabilitar e integrar a ciudadanos con problemas de adicción a las drogas, alcohol y juegos de azar. Antes estabamos en Pardaugava y ahora nuestra nueba ubicación se ha convertido en insuficiente. En Jelgava hay otro programa como éste”. La doctora Dave es optimista con los problemas de adición al alcohol y cree que se debe cambiar el sistema de vida en primer lugar y en segundo es necesaria mucha más información para los jóvenes para que sepan cuales son los resultados finales a su adicción, como por ejemplo el uso de las drogas y sus problemas reales. Todavía se sigue aceptando socialmente (através de anuncios en la TV, películas etc) que el alcohol es una vía o forma de integrarse en la sociedad, y en el caso de Latvia y su crisis, el problema se acentúa más cuando nos trasladamos al rural: “ En Letonia hay más alcohólicos que drogadictos y la mayoría de los casos los encontramos en la zona rural, en las pequeñas ciudades y villas. Son gente pobre con escasos recursos que acuden a nosotros através del sistema social que una vez comprobada su situación económica les provee de un certificado que es necesario para que puedan acogerse a la ayuda del gobierno”, comenta Venita, “hay hombres y mujeres adictos al alcohol y en caso de que existan niños de por medio se les quitan a los padres”. El perfil del adicto es de persona joven entre 20 y 30 años que empiezan a beber en familia y terminan con otros amigos”. El virus del sida es también una preocupación ya que se ha incrementado en los últimos años.

El uso de drogas tiene mortíferos y destructivos efectos secundarios, pero hay que pensar siempre en positivo y no ser pesimista, por eso que cuando a Tvaika 2 llega una persona con problemas de adicción los profesionales del centro se lo ponen difícil y solo aquellos que vienen con buena voluntad consiguen pasar la prueba. No hay sitio para todos: Con la crisis en el país les han recortado mucha cosas y el centro de rehabilitación tiene ahora 12 camas, que son “insuficientes”, asegura la doctora Venita Dave que trabaja en el Minesota programme desde hace muchos años. Entrar a formar parte de esta comunidad de jóvenes en proceso de desintoxicación es largo y duro. Primero el interesado debe mantener una entrevista personal y pasar las pruebas incluída la del psicólogo. Ahora mismo hay seis personas en la lista de espera, y los que están dentro pueden considerarse unos afortunados.

Oskar

23 años, Riga

“Uso drogas y necesito ayuda. Desde los 19 años, éxtasis, cocaína y anfetaminas. Probé todas. Este verano pasado usé anfetaminas. Mis amigos las utilizaban y no pude parar de usarla. Desde hace dos meses no utilizo ni hablo ni me relaciono con mis amigos porque si vuelvo a verlos me dirán que caiga en ello”.

Hay falta de información, “no tenemos demasiada” dice Oskar. “Estuve buscando en internet ya que no sabía nada de esto. Hay falta de información y sobre todo de preocupación por saber cuáles son los efectos secundarios usando drogas. La gente que vende las drogas no avisa de los efectos secundarios. Es un acto criminal ya que se les deniega la información necesaria para saber las consecuencias del uso de los estupefacientes. Antes no sabía acerca de ello, ahora sí lo se”.

“Creo que soy muy afortunado estando en este programa”. Oskar trabajaba en una gran compañía y con este programa espero cambiar la forma de pensar ya que puedo vivir sin las drogas, como una persona normal, como antes. Hoy es mi primer día!”.

Vitalis

24 años, Riga

“Soy alcohólico desde hace nueve años. Un litro de vodka cada día y doce de cerveza, lo máximo. Caí en el acohol através de la familia y los amigos ya que alguien en mi familia bebe. Lo veía beber y ver que se sentía mejor y también vi violencia y maltrato. Tengo novia y ella no bebe, me ayuda de varias formas y llevo aquí casi un mes. También he utilizado drogas, anfetaminas. Tengo un trabajo en el que estoy en contacto con la gente. Hay algunos que saben que soy alcohólico. Creo que es una buena oportunidad para vivir sin drogas, Tengo esperanza”.

“Recuerdo el primer día que llegué y ahora con el gran cambio tengo más ganas de vivir, porque he hecho nuevos amigos que me ayudan, amigos con los que podría vivir juntos en el futuro”.

La vida en este programa ha cambiado las formas y costumbres de la mayoría de los que aquí están. Sobre todo porque aquí hay algo especial que flota en el ambiente que comunica, dialoga y se interesan por ti. Es una casa llena de esperanza.

“Echaré de menos a mis amigos y a la gente e iré al Day Top.

Simona

33 años, Riga

“He utilizado drogas y lo único que deseo ahora es estar a bien con mi familia. Mi marido estuvo aquí también y yo he venido aquí pidiendo ayuda. Hace un mes y medio que no puedo hablar con él”.  El programa Minesota es un régimen cerrado, y evita el contacto telefónico y personal con la familia en la mayoría de los casos, pero cada uno se estudia con detenimiento.

“Anfetaminas en vena, heroína, marihuana y extasis son mis drogas utilizadas durante cinco años una o dos veeces al mes esnifaba anfetaminas. Caí en las drogas porque encontré amigos que lo hacían y empezando esnifando. Lo intenté por via intravenosa en el 2005 y lo seguí utilizando empezando en los fines de semana más y más”.

“Hoy me encuentro muy bien porque tengo una mente clara. Mi salud no está bienya que padezco de hepatitis. Mi vida continúa aquí. Cuando llegué pensé que esto no era un lugar para mí al principio, no tenía grandes problemas y a la segunda semana le cambió el mundo y entendió las cosas diferente. Reconozco que estaba histérica”.

Tiene dos hijos y desea enviar un mensaje a quién la lea: “Para los padres con hijos que utilizan drogas que no tengan miedo de venir a hablar de sus hijos con este programa. Es el mejor regalo que le pueden hacer a sus hijos”.

Mónica

23 años, Riga

Empecé a usar las drogas cuando estaba embarazada. La trabajadora social me dijo que sino me apuntaba a este programa me quitarían a mi hijo y por él acepté a venir”.

“Anfetaminas, alcohol y juego en máquinas de juegos de azar, ese es mi background. Vendí todo para poder jugar y en un solo día llegaba a gastar 200 lats. Me gustaba y compraba 1, 2 ó 3 gramos de anfetaminas para inyectármelos por vía intravenosa cada día y trabajé en un salón de masajes donde también utilizaban drogas”.

Empezó con las drogas hace tres años y la primera vez que las probé fue anfetamina en vena.  Mi marido también se metía droga en el cuerpo y cada vez que entraba en la habitación le reprochaba lam actitud. Finalmente también cayó ella y eso llevó a la separación entre ellos. “Yo nunca quise meterme la droga pero mi marido me ánimo a ello. Estamos separados y divorciados y se como contactar con él pero no entiende porque utiliza las drogas pero sabe que eso le pone bien cuando las usa”.

Su marido no desea ayuda, no quiere oir hablar de ello, y lo único que adora es la visita de sus hijos algún domingo es entonces cuando se siente muy feliz con ellos.

Mónica entiende que no quiere hacer daño a sus familiares y “durante tiempo estuve robando  dinero de ellos, les oculté la verdad durante mucho tiempo. Si la persona no entiende la adición a las drogas entonces necesita venir aquí y empezar por entender porque la vida es corta.”

Mónica tiene un mensaje para los padres con hijos: “ Si alguien tiene niños y si el padre o la madre usan drogas entonces deben de ir al hospital y no destrozar la vida de sus hijos”.

“Cuando estás aquí entiendes que no estás solo y la gente necesita entender esto que no están solos en la vida y decir la verdad a su problema, entonces verás el mundo de una forma diferente, con otros ojos”.

Victoria

28 años, Riga

Drogas, muchas drogas en su vida y sus amigos fueron quienes le enseñaron a utilizarla y meterla en su cuerpo. “Sentía curiosidad por saber que era eso y las empecé a utilizar cuando estaba embrazada. A partir de ahí la trabajadora social me quitó a mi hijo”.

Alcohol y heroína, aliados para destrozar la vida de gente y que emopieza por los más jóvenes. Dos años enganchada a ella a ese gramo que cortaba en diez dosis.

“Nunca pensé que llegaría ser una adicta y ser como my novio que también lo es. Desde que estoy en el programa me siento muy bien, un poco sola pero echando de menos a mis hijos”.

“Empecé fumando marihuana y metiéndose anfetaminas, esnifando, y otras veces por vena y después llegó la heroína con un gramo y medio que dividía en diez dosis. Conseguía el dinero robando en las tiendas y luego vendiendo lo que robaba”.

Victoria quiere enviar un mensaje: “ La gente que utiliza drogas puede venir aquí para encontrar ayuda ya que nunca es demasiado tarde para salvar la vida. Para las familias aconsejarles que tienen que ayudar a sus hijos, necesitan hablar, porque todavía hay posibilidades desde ir al narcologist hasta el psicoterapist”.

Roberts

27 años, Riga

Tenía trece años cuando quiso probar algo nuevo y empezó con la dextrometharphan (DXM) un invento americano como droga disociativa psicodélica, con efectos visibles que son similares a los de ketamina y la fenciclidina (PCP). Se pueden producir distorsiones del campo visual, los sentimientos de la disociación, las distorsiones de la percepción corporal, la emoción, así como una pérdida de comprensión del tiempo.

“Empecé con el acohol, fumando marihuana y metiéndome anfetaminas durante seis años por vía intravenosa. Los amigos en los fines de semana cuando ibamos a los clubs me introdujeron en el éstaxis, eran los amigos que también estudiaban conmigo, gente que utilizaba drogas en la escuela.”

“Probé la heroína hace ocho meses atrás y pensé que metiéndome eso podría dejar las anfetaminas” y eso fue un error fatal porque le hizo todavía más vulnerable. “He robado para tener droga, para conseguir el dinero para comprarla”.

Roberts tiene amigos que la siguen usando. “He perdido el tiempo usándolas y probablemente sino fuera por las drogas hoy tendría un mejor trabajo, hubiera estudiado en algún otro lugar. Lo perdí todo”.

Trabajaba con clientes y ganaba entre 400 y 900 lats al mes, más que un médico, y lo perdió todo. “Me hubiera gustado con aquel dinero invertirlo en estudiar inglés, en actividades en practicar deportes”.

“Me siento engañado, creo que a la gente joven nos engañan através de las películas, de los videos, todo son mentiras, creo que hay una gran influencia de los programnas de TV y lo que he entendido con mi problema es que nada es como parece”

Pero no todo es oro lo que reluce en palacio. Para conseguir este reportaje hemos tenido que cruzar por campos minados y sobre todo hacerle frente a la burocracia y a personas arrogantes que desde el poder en su puesto hacen que los beneficios en la sociedad no crezcan hacia arriba sino hacia abajo. Me he encontrado con un personaje en la poducción de este reportaje que ha obstaculizado y posiblemente prevaricado en sus funciones omitiendo información a este diario, mintiendo, suplantando la decisión de los enfermos y sus familias y dificultando el contacto con los enfermos que ya habían hablado con nosotros y estaban de acuerdo en participar en el reportaje. Además esa misma persona ha amenazado a la doctora Venita Dave haciendola responsable de lo que este reportaje y documento pueda traer en el futuro. Que yo sepa ha sido toda una maravillosa experiencia y fructífero encuentro con jóvenes que realmente necesitan ayuda y mucha integración por parte de todos nosotros. Y esa era la misión del reportero y del periodismo, el deber de informar, el de ser un testigo más de lo que ocurre en la sociedad, por muy mal que le parezca a un funcionario que algún día esperemos sea investigado por sus jefes.

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: